Archivo mensual: marzo 2012

El medio es la mitad.

Encender la tele siempre ha sido un acto de invitación al descanso y a la toma de control de la actividad involuntaria del cuerpo. La conocida como caja tonta tiene la ventaja de no ser exigente, no pedir más que pagues la mensualidad de la luz que la mantiene alimentada. No es exigente, pero tampoco permite exigirle nada, con lo cual no queda otra que asomarse a lo que nos ofrezca. Y, en particular, si no es nuestra televisión, la retransmisión será la que parezca más adecuada a quien nos ofrece algo más que una caja sin exigencias. Particularmente, si la televisión es del dueño de un bar, las opciones mayoritarias se reducen a dos: fútbol o videoclips musicales.

Al igual que en una televisión, en un blog ajeno uno entra a leer lo que le apetece retransmitir a su autor. También sin exigencias, pues, como en la tele, a menos que uno conozca a quien dirige el cotarro, no podrá saber cómo exigir su contenido. Ustedes tienen esa ventaja. Pero, por ahora, tendrán que espectar ante lo que se me ocurra decidir que puede rellenar líneas.

Así que, volviendo al caso de la temática televisiva, me preguntaba… ¿cómo podrían aparecer los Noiah entre esas cuatro esquinas? Desde luego, participando en una de las dos actividades más retransmitidas. El fútbol quizás se nos queda algo lejos. Rondamos la edad en la que a los deportistas les salen canas en las fibras musculares. Por lo que he podido entender del fútbol, hay un equipo al que van todas estas estrellas cercanas a su supernova, así que les enviaremos un “3, 2, 1…” y un dossier, que este año están mu bien.

El otro cartucho es hacer un videoclip. Bien, analicemos los videoclips que encajan en la programación de nuestra pantalla. Tras un rudo análisis, y, en más de una ocasión, una necesidad de silenciar el aparato, llegamos a la conclusión de otras dos subopciones: o bien hacemos una versión de un tema conocido de los 70-80, o bien hacemos un dueto. La versión la tenemos, aunque con como están los derechos de autor casi prefiero ni decir cuál es. Me inclino por el dueto. ¿Con quién hacer un dueto? Tiene que ser alguien del panorama actual o pseudoactual (esa gente que aguanta en su silla aunque hayan cambiado todo el mobiliario), tiene que pegar con la música que hacemos, y tiene que pegar visualmente con nuestra imaginería, pues si no el videoclip nos queda lejos. Con estas premisas, me he permitido elegir unos cuantos aspirantes, ¿con cuál os quedaríais vosotros?